5 mitos sobre la testosterona de los que puede prescindir

5 mitos sobre la testosterona de los que puede prescindir

Solo pensar en la palabra "testosterona" trae a la mente imágenes de abuso de drogas y esteroides en los deportes. Lo cierto es que la “testosterona” es una de las hormonas más importantes. Es el abuso de esta hormona por diversos medios lo que conduce a problemas de salud. Como hormona, la testosterona está detrás de una serie de funciones y procesos beneficiosos.

Aquí hay algunos mitos sobre la testosterona que vamos a disipar.

La ilegalidad de la testosterona

Algunas personas creen que los tratamientos farmacológicos que contienen testosterona son ilegales. Los suplementos de testosterona con receta son perfectamente legales y los médicos los recomiendan para tratar diversas enfermedades. La testosterona no solo es legal, sino que también es muy importante. El desarrollo de los genitales masculinos es el resultado de la acción de la testosterona. Por lo tanto, juega un papel muy importante durante la pubertad. Los diversos cambios físicos que ocurren en un hombre durante la pubertad son el resultado de la testosterona. Las funciones de la testosterona incluyen producir esperma, promover la erección, garantizar una libido saludable y mucho más. La testosterona solo es ilegal si la compras sin receta.

La testosterona es peligrosa

Este mito se debe a la naturaleza esteroidea de la testosterona. Pero el hecho de que la testosterona sea una hormona esteroide no la convierte en un producto peligroso. El cuerpo humano produce muchas hormonas esteroides naturales. Una persona desconocida puede asociar el peligro con la palabra "esteroide", pero los esteroides son principalmente moléculas con un núcleo de carbono formado por cuatro anillos fusionados. Incluso el estrógeno y el colesterol son esteroides. El mito de que los esteroides son peligrosos e ilegales proviene de los deportes donde la palabra "esteroides" se refiere a una sustancia completamente diferente. En los deportes, los esteroides son en realidad hormonas esteroides anabólicas que ayudan en el desarrollo de los músculos y los huesos del cuerpo. Incluso se ha encontrado que el uso de altas concentraciones de testosterona es seguro. Este mito, por lo tanto, no tiene cabida en la sociedad.

Ingesta de testosterona asociada con comportamiento violento

Uno de los mitos más comunes es que el uso de testosterona conduce a un comportamiento agresivo y cambios de comportamiento incontrolables. Varios estudios realizados no solo han revelado que esto es solo un mito, sino que también han demostrado sin lugar a dudas que el uso de testosterona no conduce a un comportamiento violento. Sin embargo, vale la pena señalar que es probable que los niveles bajos de testosterona provoquen irritabilidad e ira. Cuando los niveles de testosterona son normales, hay una marcada mejora en el estado de ánimo. En resumen, si la testosterona tiene un efecto sobre el estado de ánimo, es todo lo contrario de lo que pensamos. De hecho, no son los niveles altos de testosterona los que causan cambios de comportamiento, sino los niveles bajos de testosterona.

Altos niveles de testosterona y calvicie.

Los niveles más altos de testosterona están relacionados con la calvicie de patrón masculino. La verdad es que los hombres con mucho cabello y los hombres con poco o nada de cabello tienen los mismos niveles de testosterona. No hay duda de que el aumento de los niveles de dihidrotestosterona (DHT) en el cuerpo promueve la caída del cabello, y es la testosterona la que en realidad se convierte en DHT. Pero son los genes los principales responsables de la caída del cabello y no la testosterona. Ya sea que tenga niveles altos o bajos de testosterona, si la pérdida de cabello va a ocurrir, es inevitable.

Testosterona y cancer de prostata

La acusación más grave a la que se enfrenta la testosterona es que promueve, en altas concentraciones, el desarrollo del cáncer de próstata. El cáncer de próstata no es el resultado de niveles altos o bajos de testosterona. Además, los hombres que reciben terapia con testosterona no muestran una mayor incidencia de cáncer de próstata. Sin embargo, hay un punto de convergencia entre el mito y la realidad. Se encuentra que los hombres castrados, y que por lo tanto tienen una alta concentración de testosterona en sangre, tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de próstata.

Sujets similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.