Problema de Eyaculación: Causas y Soluciones de la Dificultad o Incapacidad para Eyacular

Problema de Eyaculación: Causas y Soluciones de la Dificultad o Incapacidad para Eyacular

El hombre puede ser propenso a diferentes tipos de disfunciones sexuales. Entre ellos, los trastornos de la eyaculación. Existen diferentes tipos de problemas de eyaculación precoz y cada uno de ellos tiene diferentes causas, consecuencias y soluciones. Aquí intentaremos entender la diferencia entre cada trastorno de la eyaculación y cómo diagnosticarlos. A continuación, le ofreceremos una lista no exhaustiva de los distintos tratamientos existentes.

1 ¿Qué es un problema de eyaculación?
2 Los diferentes problemas de eyaculación
3 ¿Cómo se diagnostica un trastorno de la eyaculación?
4 posibles tratamientos y soluciones para el trastorno de la eyaculación

¿Qué es un problema de eyaculación?

En general, es posible definir una eyaculación normal como (fuente):

– Una expulsión de 1,5 a 4,5 ml de semen por el pene. – Un orgasmo concomitante al proceso de expulsión del esperma. – Un retraso de una media de 5 minutos entre el inicio de las relaciones sexuales y la eyaculación.

Así, puede definirse como trastorno de la eyaculación, fenómeno eyaculatorio o al menos una de estas 3 características se encuentra fuera de la norma. Eso sí, es importante consultar a un profesional de la salud ante la menor duda.

De hecho, podrá diagnosticarle o no un trastorno de la eyaculación, pero también definirá con certeza la naturaleza de su problema y le ofrecerá un tratamiento adecuado.

Los diferentes problemas de eyaculación

Hay varios tipos de trastornos de la eyaculación, aquí hay una descripción general rápida de los trastornos más comunes relacionados con un problema de eyaculación.

Eyaculación precoz: el problema de eyaculación más común

La eyaculación precoz se caracteriza por un retraso entre la erección y la eyaculación de menos de un minuto (fuente). Es posible distinguir dos tipos de eyaculación precoz, a saber (fuente):

Primario: el trastorno está presente en todas las relaciones, con diferentes parejas ya lo largo de la vida. – Secundaria: también llamada eyaculación precoz adquirida, esta aparece espontáneamente durante la vida sexual de un individuo. Puede ser puntual o crónica y suele estar asociada a una enfermedad de base como la prostatitis, un trastorno neurológico o psicológico.

Las causas de este problema de eyaculación pueden ser (fuente):

Biológicas: hipersensibilidad del glande, hiperexcitabilidad del reflejo eyaculatorio, etc. – Patológicos: trastorno neurológico como esclerosis múltiple, prostatitis, hipertiroidismo, etc. – Psicológicos: depresión, ansiedad, trastorno hormonal (como la falta de serotonina), etc.

Aneyaculación: la ausencia total de eyaculación

La aneyaculación es un trastorno de la eyaculación caracterizado por una ausencia total de eyaculación durante las relaciones sexuales. Es posible diferenciar entre tres tipos de eyaculaciones (fuente).

Aspermia u orgasmo seco: el orgasmo está presente pero no se expulsa esperma durante el coito. – Eyaculación retrógrada: el orgasmo está presente, no se expulsa esperma o en cantidad reducida pero se pueden encontrar espermatozoides en la orina después del coito. – Aneyaculación sin orgasmo: no se expulsa esperma y el orgasmo no se presenta a pesar de una erección normal.

Las razones de estos trastornos pueden ser variadas y son, entre otras (fuente):

Anomalías congénitas : quistes, anomalía de los conductos eyaculadores, agenesia epidídimo-deferente, etc. – Causas postraumáticas: cirugía vascular, linfadenectomía, cirugía colorrectal, etc. – Infecciones: infección genital, uretritis, tuberculosis genital, etc. – Problemas neurológicos: mielopatías y neuropatías. – Causas endocrinas: hipoandrismo, hiperprolactinemia, etc. – De origen iatrogénico: tratamientos farmacológicos como antidepresivos serotoninérgicos, benzodiacepinas, IMAO, etc. – Causas psicológicas: problemas de confianza en uno mismo, técnica de masturbación inusual, problemas interpersonales, estrés, etc.

En algunos casos, los espermatozoides están presentes durante la fase de expulsión, pero en menor cantidad (menos de 1,5 ml), lo que puede provocar una eyaculación babeante.

Anorgasmia: una eyaculación sin orgasmo

La anorgasmia es una anomalía que puede estar asociada a un trastorno de la eyaculación. De hecho, en este caso, el esperma se expulsa después de la relación sexual pero el orgasmo está ausente. Este trastorno es sobre todo psicológico y se reporta en el DSM 3 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) (fuente).

Eyaculación retardada o eyaculación retardada

En el caso de la eyaculación retardada se caracteriza por la dificultad para lograr la eyaculación a pesar de:

Una erección sin anomalías Una fase de excitación sexual completamente normal.

Hay dos tipos de eyaculación retardada que son:

Primaria: existe desde el inicio de la vida sexual. – Secundaria: se presenta puntual o crónicamente durante la vida sexual.

Así, las causas de este problema de eyaculación son variadas y de diversa naturaleza. Entre otros encontrarás (fuente):

Tratamientos farmacológicos: antidepresivos, antipsicóticos o antihipertensivos. – Causas psicológicas: estrés postraumático, personalidad muy rígida, representación materna, dificultad para expresar las propias emociones, preocupación exagerada por hacer las cosas bien, etc. – Motivos fisiológicos: sensibilidad del glande, umbral del reflejo eyaculatorio, periodo refractario entre dos relaciones no suficientemente largas, etc. Estos factores pueden cambiar con el tiempo y pueden explicar la aparición de eyaculación retardada con la edad. – Trastornos neurológicos: esclerosis múltiple, neuropatía diabética, daño de la médula ósea, etc.

eyaculación dolorosa

El dolor pélvico-perineal puede ocurrir después de desencadenar la eyaculación o el orgasmo en los hombres. Su prevalencia se mantiene alrededor del 1 al 4% de la población general y el dolor generalmente dura menos de 5 minutos.

Sin embargo, este tipo de problema de eyaculación sigue sin ser estudiado y aún no existe un consenso científico para definir, diagnosticar y tratar la eyaculación dolorosa (fuente).

¿Cómo se diagnostica un trastorno de la eyaculación?

Si notas alguna anomalía durante tu eyaculación como baja cantidad de espermatozoides, ausencia de este líquido, problema con el orgasmo o incluso eyaculación precoz o retardada, es recomendable que consultes a tu médico..

Para ello, comenzará realizando un cuestionario para determinar si sufre o no un trastorno de la eyaculación. Si es así, podrá realizar un cuestionario en profundidad para determinar el tipo de problema de eyaculación que sufres y su posible causa.

Si tu médico juzga que sus conocimientos no son suficientes para ayudarte, puede derivarte a un especialista como un urólogo para causas fisiológicas o un psicólogo o sexólogo para causas de origen psicológico.

Entre las posibles pruebas de diagnóstico, podrías someterte a:

Un resumen de tu historial clínico: este paso es fundamental para definir la causa fisiológica o no de tu trastorno de la eyaculación. Durante esta fase se prestará especial atención al carácter primario o secundario del problema, pero también a la existencia de factores de riesgo o predisposición genética a este tipo de trastornos. – Un examen clínico completo: este paso incluye un examen perineal clásico pero también puede incluir un tacto rectal y un examen neurológico para determinar el origen fisiológico del problema. – Una evaluación biológica: este examen incluye la evaluación del nivel glucémico en ayunas, un espermograma para verificar la integridad de los espermatozoides, una búsqueda de espermatozoides en la orina y una dosificación de testosterona total y biodisponible al comienzo del día. Esta última prueba se repetirá con varios días de diferencia para verificar el equilibrio hormonal de su cuerpo. – Una evaluación morfológica: este paso puede incluir una ecografía o, en casos más raros, una resonancia magnética pélvica. – Una evaluación psicológica: con el fin de descartar o no la relación con un trastorno psicológico. En general, este examen se realiza cuando las causas fisiológicas se excluyen del diagnóstico.

Posibles tratamientos y soluciones para un trastorno de la eyaculación

Es difícil enumerar todos los tratamientos posibles para cada tipo de trastorno de la eyaculación. De hecho, hay casi tantas soluciones posibles como causas.

Por lo general, si la causa de un problema de eyaculación se debe a un tratamiento farmacológico, el médico buscará, en la medida de lo posible, modificar su tratamiento. Si tu problema es de origen psicológico, la terapia con un terapeuta sexual suele ser lo más recomendable.

Finalmente, si el trastorno de la eyaculación es de origen fisiológico, los tratamientos varían enormemente según la causa exacta y el tipo de problema de eyaculación. Por lo tanto, se puede prescribir un tratamiento farmacológico o una cirugía.

Para concluir, los problemas de eyaculación son muchos y variados. Puede ser interesante saber diferenciar cada trastorno para poder ayudar a su médico de cabecera durante su diagnóstico.

Sin embargo, si nota un trastorno de eyaculación recurrente (que ocurre durante varias relaciones sexuales seguidas), se recomienda encarecidamente consultar a un profesional de la salud. De hecho, este último podrá ofrecerle un diagnóstico y una solución adecuada.

Sujets similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.